Sociedad enferma

¿POR QUÉ VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD ENFERMA?

Miro a mi alrededor, hablo con la gente, me miro a mi misma y a quien era yo hace unos años. Veo a la gente cercana, de mi entorno, familiares, amigos y no tan amigos.  Y es difícil sentirse adaptado a todo ese entorno, así que decides buscar un poco más allá, gente con otra visión de vida, gente que está despertando, que busca un cambio. Pero esta gente es la rarita de la sociedad, así que me pregunto ¿qué es lo que está pasando?

Las dulces rarezas de la sociedad

Hay muchas personas, al igual que yo, que estamos viviendo desde hace ya unos años un proceso de cambio, de despertar y a lo largo de ese proceso te das cuenta de muchas cosas. Comprendes que la buena alimentación es sumamente importante, comienzas a aprender a comer sano. En mi caso, consumo menos carne roja, más verduras y menos azúcar. Siempre me ha gustado la bollería, el dulce ¿por qué negarlo? Es rico, y de vez en cuando un gusto al paladar no está mal. Lo que no me puedo permitir es tenerlo por costumbre cuando tengo muy claro que el azúcar es malo para mi cuerpo. Cada día hay más artículos sobre el daño que el dulce y muchos otros productos causan sobre la salud. Por ejemplo, ya es bien sabido que al cáncer le encanta el azúcar. Y me pregunto, si se sabe esto, ¿por qué la gente lo consume como algo normal? ¿Por qué lo raro es llevarle una fruta a tu hijo al salir del cole? ¿Por qué lo raro es pedirle a un dependiente de una tienda que no ofrezca una piruleta a tu hijo, y lo único que se les ocurre pensar es si el niño tiene diabetes?

Puedo seguir nombrando una lista interminable de rarezas, entre ellas el no ofrecer refrescos llenos de azúcar en un cumpleaños, poner frutas frescas y deliciosas en vez de un montón de chuches que van a causar una mala noche a más de uno. Dejar de usar un montón de químicos en el hogar o pedir en los supermercados que no usen tanto plástico. Si tuvieramos eso de costumbre, ayudariamos a nuestro cuerpo y al planeta a estar mejor.

Entonces, hay algo que está mal, profundamente mal. ¿Por qué es  normal no tener esos hábitos? ¿Es realmente cómodo vivir asi? o ¿la gente quiere hacerce daño y de pasadita a su familia? Seguramente, la respuesta es no, entonces, ¿por qué lo hacen?

¿Tiene que ser normal hacernos daño?

Creo que estamos en una sociedad profundamente enferma, donde pesa tomar decisiones que beneficien nuestra salud. Una sociedad donde se aprueba como normal hábitos que todos sabemos que no son nada buenos, y lo peor, hábitos difundidos por la televisión y las grandes empresas y apoyados por los mismos gobernantes de turno. Sabemos que estos hábitos traen enfermedades, que matan, que desequilibran mentalmente, que causan depresión, que destruyen amistades, que destruyen matrimonios. Y aun así, se sigue haciendo y apoyando como normal. Fumar y emborracharse es normal, comer comida basura como costumbre, tomar antidepresivos y ansiolíticos o tener un cajón lleno de medicinas para el dolor de todo, también es normal.

El ser humano se auto-destruye con una mente totalmente alineada por una sociedad de consumo y por unos medios de comunicación que les engañan, dando prioridad a los intereses económicos de la industria (de comida basura y farmaceuticas, entre otras). Las personas no piensan por sí mismas, no buscan contrastar la información, no buscan libertad de pensamiento. Es más fácil estar adaptado a una sociedad enferma que vencer el MIEDO y decir BASTA YA.

¿AMOR O MIEDO?

Lo normal debería ser el cuidar de nosotros mismos, comer sano, dar paseos por el campo, dejar un poco de lado el dulce, ser consciente sobre los productos que compras y consumes, eliminar unos cuantos químicos que contaminan tu hogar. Lo sano es buscar técnicas de relajación para mantener la mente en calma, apoyar un tratamiento médico con terapias alternativas porque te traen bienestar.

Todo esto solo se refiere a quererte y cuidar de ti, a tomar decisiones para tu bien y el de tu familia. Cuidando de ti, atraes buena salud, previenes enfermedades, evitas llegar a tener que tomar mil pastillas para dormir, para el estrés para la ansiedad. Cuidando de ti, podrás permanecer en un estado de calma para afrontar los problemas que se te presenten.

Te invito a tomar decisiones que favorezcan tu bienestar. Te invito a dejar el miedo atrás, es tu peor enemigo y mejor aliado de esta sociedad. Te invito a que entre todos despertemos y hagamos un cambio, construyamos una nueva sociedad donde el amor propio y amor hacia los demás sea nuestra única prioridad.

Si quieres comenzar a dar un cambio en tu vida buscando bienestar, te invito a probar una terapia de Reiki. La calma que se siente y el profundo cambio al que te permite llegar, te hará ver tu mundo de otra manera.

Si tienes alguna pregunta, por favor escribe al siguiente formulario.

Responsable: los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Patricia Lattig Matiz (X6184791E). Finalidad: gestionar tu solicitud. Consentimiento: tu estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de HOSTINET SL (proveedor de hosting de Vive sin dolor con Reiki) dentro de la UE. Si no introduces los datos que aparecen en el formulario como obligatorios, no podre atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@vivesindolorconreiki.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *